10 Razones para comprar oro


Estas son las 10 principales razones por las que debería tener oro

Como Mike Maloney ha dicho muchas veces antes, la crisis económica de 2008 fue sólo un bache en el camino hacia el evento principal. Él cree que antes del final de esta década habrá una crisis económica tan grande que eclipsará el crack del 29 y la Gran Depresión posterior.

Como señala Maloney, "la mejor inversión que tendrá que realizar en su vida es su propia educación financiera".

Me ha parecido interesante traducir este artículo en el que Mike Maloney explica las 10 principales razones para comprar oro y plata en orden descendente. Como es muy extenso, he procurado resumirlo dejando lo más importante.

Esta es mi traducción libre resumida...


10.- Las divisas de todo el mundo son fiat y las monedas fiat siempre acaban valiendo cero.


El 99,9 % de la población mundial no es consciente de que ya no usamos dinero..., usamos las monedas nacionales "fiat ".

¿Qué es una moneda fiduciaria (fiat)?

Las monedas fiduciarias se basan en la fe.

Son monedas nacionales que no están respaldadas por nada de valor como el oro, sino que el Gobierno declara que tienen un valor y, mientras la gente siga creyendo en ellas, las aceptan... por un tiempo.

Pero aquí está la cosa, ha habido miles y miles de monedas fiduciarias a lo largo de la historia, y todas han fracasado. El 100% de ellas sin excepciones.

Pero en esta ocasión hay una gran diferencia. Desde 1971, por primera vez en la historia, todas las monedas del mundo son fiduciarias simultáneamente.

Recuerda esto mientras analizamos las 10 razones: todas las monedas FIAT fallan.


9.- El estado actual de la economía global.


En mi libro, "Guía para Invertir en Oro y Plata y los secretos ocultos de dinero", se muestra cómo las sociedades han oscilado desde el dinero de calidad a la cantidad de moneda.

En un principio, la cantidad de moneda tomó la forma de moneda envilecida (monedas de oro o plata que se habían diluido mediante la adición de metales básicos baratos y abundantes, como el cobre).

A continuación, tomó la forma engañosa de las monedas nacionales, que fueron inicialmente respaldadas por el dinero, es decir, los certificados en oro o plata.

Una vez que estos se habían establecido, los gobiernos cambiaban las leyes, básicamente hacían fraude de ley para imprimir monedas sobre metales que no existían.

El siguiente paso consistió en cortar la conexión entre el dinero y las monedas por completo.

Antes, cuando se utilizaba el oro como dinero real, se equilibraban automáticamente todas las economías.

Cuando un país experimentaba un auge económico se importaban productos baratos procedentes de países con economías deprimidas y salarios más bajos.

Los flujos de salida de oro del país causaban una deflación, un enfriamiento de la economía, mientras que en los países que experimentaban las entradas de oro se producía un auge, haciendo que se encareciera la mano de obra, que a su vez haría que los precios de sus productos subieran.

Esto significaba que los desequilibrios comerciales siempre se reequilibraban de forma automática.

El gasto del gobierno estaba limitado.

Si un gobierno quería gastar más de sus ingresos (gasto deficitario) tenía que pedir prestado oro del sector privado.

Si el gobierno pedía prestado demasiado oro, los intereses subían, lo que a su vez frenaba la economía, que a su vez hacía que los ingresos fiscales cayeran.

Esto significaba menos ingresos para el gobierno, lo cual a su vez haría que el gobierno tuviera que reducir el gasto.

Pero el sistema monetario mundial en el que vivimos hoy en día, que está basado en la deuda, ha permitido que el gasto deficitario, los desequilibrios comerciales y las burbujas persistan a niveles sin precedentes en toda la historia.

Nos encontramos en un territorio completamente desconocido. La burbuja de crédito/deuda y la burbuja de los derivados amenazan con acabar con la economía mundial.

La única comparación que podría hacer es tomar las grandes burbujas de la historia, multiplicarlas por un millón y hacerlas estallar todas al mismo tiempo.

Amenaza con ser un holocausto nuclear financiero mundial y los únicos supervivientes serán los propietarios de oro y plata .


8.- Crisis de divisas / Nuevo Sistema Monetario Mundial.


Soy un firme creyente de que todo sucede en ondas y ciclos.

Así que, cuando comencé a escribir mi libro en 2005, metí todas las crisis financiera que pude identificar en una hoja de cálculo, a partir del inicio de los EE.UU., en busca de ciclos, y encontré algo muy dramático.

Había descubierto que cada 30 ó 40 años el mundo tiene un nuevo sistema monetario.

Desde ese día hasta hoy he estado diciendo a tanta gente como he podido que antes del final de esta década (antes de 2020), habrá una reunión de emergencia de los ministros de finanzas del G-20 para discutir a fondo un nuevo sistema monetario mundial.

Es normal. Ningún sistema monetario hecho por el hombre puede controlar todas las fuerzas de un mercado libre. Los sistemas envejecen..., se agrietan por las tensiones... Luego implosionan.

Hemos tenido cuatro sistemas monetarios diferentes en los últimos 100 años.

El sistema actual es el patrón dólar EE.UU.

Es un sistema viejo en vías de desaparición.

En la actualidad está desarrollando grietas por la tensión, y un día de estos implosionará.

Como he dicho, es normal.

Pero lo que es diferente esta vez es que los últimos tres movimientos eran pequeños pasos. Desde el pleno respaldo en oro, pasando por el respaldo parcial en oro, seguido por menos respaldo en oro, para finalizar sin ningún respaldo en oro.

En cada una de estas transiciones del sistema teníamos un componente que no podía fallar: el oro.

Esta vez será la transición de un sistema basado en algo que siempre falla: las monedas fiduciarias.

El componente clave de esta transición del patrón dólar EE.UU. en alguna nueva norma es, por supuesto, el dólar de EE.UU.

En el momento en que la reunión de emergencia se lleve a cabo, el dólar de EE.UU. estará en la fase final de la enfermedad terminal, conocida como insuficiencia fiat.

Pero el dólar de EE.UU. representa más de la mitad del valor de todas las monedas del mundo. Una crisis del dólar sería poner en duda todas las monedas fiduciarias, y el efecto en cascada de la pérdida de la fe puede hacer que el resto de ellas caigan como fichas de dominó.

Los banqueros centrales harían todo lo que se les ocurriese para mantener el juego fiat, pero cuando todo lo que intentasen no funcionase, mirarán alrededor y dirán: "Antes funcionó". Y una vez más, el péndulo volverá al dinero de calidad.

Los únicos beneficiarios de este evento serán el oro y la plata, y los que los posean.


7.- El oro y la plata vienen con una garantía del Banco Central.


Mi libro, dice Maloney, fue escrito entre 2005 y 2007. En él dije que habría una amenaza de deflación (esto se hizo realidad en la crisis de 2008) a la que Ben Bernanke reaccionó de forma exagerada con el helicóptero (esto se hizo realidad con los rescates y QEs), que deberían provocar una inflación (esto se hizo realidad cuando los mercados de valores y bienes raíces hincharon los precios).

A continuación habrá una verdadera deflación..., una contracción de la oferta monetaria.

Esto ocurrirá cuando las burbujas de crédito/deuda/bonos/moneda fiduciaria y los derivados comiencen a implosionar.

La reacción de los bancos centrales del mundo será imprimir hasta que la deflación ceda. Creo que esto va a causar una hiperinflación. Una hiperinflación no requiere que una nación imprima su moneda hasta el infinito..., sólo requiere una pérdida de fe.

Pero no hay que preocuparse, ya que, periódicamente, a lo largo de la historia, el oro se revaloriza en el mercado libre cuando la gente se apresura de nuevo a comprarlo como refugio. Entonces el oro hace un recuento de toda la moneda que se ha creado desde la última vez que se revalorizó. De este modo, su poder adquisitivo aumenta exponencialmente.

Siempre ha ocurrido esto... y creo que siempre lo hará.


6.- Todo lo demás son inversiones asustadizas.


Con unos factores realistas, las acciones han estado en una superburbuja durante más de una década, con las valoraciones y los rendimientos en la zona de peligro, mientras que los bonos están en las últimas etapas de un mercado alcista de 30 años y los bienes raíces sigue desinflándose de la mayor burbuja de la historia.

El Dr. Robert Shiller, de la Universidad de Yale, ha recopilado datos sobre el mercado de valores desde el año 1880. Su investigación concluye que la bolsa de valores ha estado en una burbuja desde 1998, y que la burbuja es mucho más grande y más exagerada que cualquier burbuja anterior, incluyendo la burbuja bursátil de los años 20, que llevó a la caída del 29.

Otras investigaciones muestran que la única razón por la que los mercados han llegado a estos niveles se debe al estímulo de la Reserva Federal.

¿Qué pasará si se quitan los estímulos?

No me gustaría estar invertido en acciones cuando finalmente se derrumben.

Así que el mercado de acciones, bonos y bienes raíces están en una burbuja o han estado en una burbuja en la última década.

El oro y la plata, sin embargo, no han estado en una burbuja durante más de 30 años, y desde mis parámetros todavía parecen estar a menos de la mitad de su recorrido alcista.

La siguiente gran burbuja será algún día en oro y plata ... Es su turno.


5.- Psicología del mercado.


A menudo he dicho, nos dice Maloney, que los mercados y la economía son tanto psicológicos como cíclicos.

En realidad, nadie puede entender los mercados o la economía, pero se puede obtener una idea de lo que están a punto de hacer si entiendes lo que los conduce: la codicia y el miedo.

Y la parte más entretenida de la historia monetaria es el estudio de sus subproductos: manías, pánicos, burbujas y cracks.

Al estudiarlos se aprende rápidamente el significado del viejo dicho "El toro sube las escaleras, pero el oso salta por la ventana." Lo que significa es que se puede tardar años para crear una burbuja, pero sólo unos días o semanas para estallar. Esto se debe a que, cuando se trata de la codicia y el miedo... el miedo es, con mucho, la más poderosa emoción.

El oro y la plata son a veces las excepciones a esta regla, ya que pueden subir tan rápido como el rayo en estado de pánico.

En el mercado alcista del oro de los años 70 llevó nueve años para que el oro aumentará de $ 35 a $ 400, pero una vez que se desató el pánico de los dólares buscando un refugio seguro, el oro explotó al alza. En tan sólo 33 días de negociación el precio fue a más del doble, subiendo a 850 $.

En realidad, tan sólo un pequeño porcentaje de la población produjo la euforia en los años 70. Esta vez creo que va a ser todo el mundo.

¿A dónde crees que el oro y la plata subirán si estas razones, razones desde la 10 a la 6, llegan a pasar?


4.- Esta vez sí que es diferente.


En la década de 1970, el número de inversores en la China de Mao o la URSS era cero, y la mayoría del resto del mundo vivía en la pobreza extrema.

El precio del oro se fijó en dos grandes mercados, el London Bullion Market Association (LBMA) y el COMEX en los EE.UU. Por lo que sólo Norteamérica y el Oeste de Europa, el 10% de la población mundial, pudo participar en la carrera que multiplicó el precio del oro 24 veces, desde 35 $ a 850 $. Esta vez se trata de todo el mundo .

Cada país del planeta ha aumentado sus provisiones en moneda alrededor de 10 veces desde los 70, por lo que cada inversor potencial tiene 10 veces más monedas. Y dentro de cada población se ha producido el extraordinario desarrollo de la mentalidad de los inversores.

En los años 70 éramos un planeta de ahorradores, pero luego, cuando las naciones de todo el mundo abandonaron el oro y la plata como dinero y adoptaron la moneda fiduciaria, la inflación hizo estragos entre los ahorristas y gratificó a los inversores y especuladores.

Luego tuvimos la burbuja tecnológica de los 90 y todo el mundo se convirtió en un inversor en bolsa.

Después tuvimos las burbujas globales de bienes raíces y todo el mundo se convirtió en un inversionista en bienes raíces.

Desde hace más de 30 años el ahorro ha sido castigado, y la inversión y la especulación se han visto recompensadas.

El resultado es que hay muchas, muchas más personas que son propensas a invertir en oro y plata en esta ocasión.

El número es muy difícil, pero me imagino que estará entre el 10 y el 100..., posiblemente incluso hasta en 1.000 veces más personas con una mentalidad inversionista.

Recuerde que en las economías estatales (más de la mitad de la población mundial) no había inversionistas, y hoy en día China está en medio de una hiperburbuja inmobiliaria.

Así que tenemos 10 veces más población, cada una con 10 veces más monedas, y en alguna parte entre 10 y 1000 veces el número de personas con una mentalidad inversionista.

Eso supone entre 1.000 y 100.000 veces más divisas queriendo comprar oro y plata en esta ocasión.

Esta vez... es realmente diferente.


3.- El oro y la plata deberían tener un poder adquisitivo mucho mayor.


Hay un viejo mito que dice que, en la antigua Roma, con una onza de oro te podías vestir de pies a cabeza con una toga, sandalias y un cinturón, y que hoy un hombre todavía puede vestirse con un traje, zapatos, y un cinturón por el precio de una onza de oro. Afirman que esto siempre ha sido así.

Nada podría estar más lejos de la verdad.

Antes que la Reserva Federal fuese creada en 1913 se podía comprar un traje de hombre, zapatos y cinturón con una onza de oro, y el precio del oro era de 20,67 $ por onza, pero debido a la inflación, a finales de los locos años 20 no podía.

Al inicio de la gran depresión el oro todavía valía 20.67 $, pero debido a la deflación una vez más podías comprar el conjunto.

Luego, en 1934, se devaluó el dólar, el precio del oro subió a 35 $ y se podía comprar un exquisito traje, pero en 1970, con el oro a 35 $ por onza, podía sólo comprar los zapatos, pero sólo diez años después, cuando alcanzó los US 850 $, comprarías un traje de primera categoría, zapatos muy caros, y un gran cinturón.

Luego, en el año 2001, cuando el oro tocó fondo en 252 $, sólo podría comprar un traje de mala calidad, zapatos baratos y una correa de mala muerte.

Hoy en día hay muchas más cosas por persona, pero la misma cantidad de oro por persona que en la antigua Roma.

¿Entonces, no debería una onza de oro comprar muchas, muchas, muchas más cosas en la actualidad? Absolutamente, enfáticamente, sí..., debería.

Entonces, ¿por qué no?

Por el otro factor importante.

En la antigua Roma, si querían ahorrar algo de su riqueza para el futuro, sólo había un activo disponible para preservar su poder adquisitivo: las monedas de oro y plata, que componían su oferta de dinero.

Hoy en día, si quieres ahorrar algo de tu riqueza para el futuro, lo haces con activos financieros tales como acciones o bonos, y tal vez una pequeña porción del efectivo en una cuenta corriente.

Estos activos altamente líquidos en realidad compiten con el oro y la plata como un lugar para almacenar tu riqueza. Todos estos activos se diluyen entre ellos y rebajan el poder de compra de cada uno.

Así que esa es la respuesta..., la competencia de las monedas fiduciarias y otros activos financieros. En la antigua Roma había sólo un lugar para almacenar su riqueza... Hoy en día hay miles de activos.

Las ganancias en el poder adquisitivo que el oro debería haber tenido debido a que el hombre se ha hecho mucho más eficiente en la fabricación de cosas, se han compensado casi exactamente por activos financieros líquidos alternativos en los que almacenar esa riqueza.

Los activos financieros mundiales altamente líquidos (que excluyen todos los bienes inmuebles, toda empresa que no cotiza en una bolsa, y derivados) suman alrededor de 230.000.000.000.000 $. El total de moneda del mundo, incluyendo los depósitos bancarios, es de alrededor de 50 billones de dólares.

Así que eso es un gran total de 280 billones de dólares en activos líquidos. Eso es 40.000 $ de riqueza por persona en el planeta, almacenada como dígitos en los equipos informáticos.

Hoy en día, el oro en grado de inversión (monedas y lingotes) en poder del público totaliza alrededor de 1.100.000.000 de onzas y hay alrededor de 7,1 millones de personas en el planeta. Eso supone 0,15 oz de oro por persona.

A los precios de hoy en día es alrededor de 200 $ dólares en oro por persona.

Si se incluyen las reservas oficiales, como el oro del banco central, se obtiene alrededor de 400 $, y si se incluye todo el oro extraído, incluyendo cosas como joyas y objetos religiosos..., en otras palabras, todo el oro extraído en la historia, se obtiene unos 800 dólares como valor en oro por persona.

Eso es... Eso es todo.

Con la tecnología, la maquinaria y la energía superbarata nos hemos vuelto una y mil veces más eficientes en la producción de cosas, y, al mismo tiempo, hemos creado miles de formas más para guardar nuestra riqueza.

Si no fuera por todas esas monedas en competencia y los activos financieros alternativos, el oro podría comprar muchas, muchas más cosas.

Pero aún con toda esta competencia, debido a las mejoras en la eficiencia, la onza de oro debería comprar trajes para 10 hombres en la actualidad. Y si las monedas fiduciarias fallaran (como siempre lo han hecho), entonces deberían comprar un centenar o un millar de trajes.

Entonces, ¿qué pasará con los activos financieros alternativos cuando llegue la inevitable caída del mercado que acecha en el futuro?

El valor de estos activos financieros fiables de repente se evaporará, al igual que lo hicieron en la crisis del 2008 aquellos con calificación AAA respaldados por hipotecas.

¿Qué ocurrirá con las monedas fiduciarias en la crisis monetaria que viene?

Todas las monedas se convertirán en patatas calientes que nadie quiere, haciendo que los activos tangibles, como el oro y la plata, suban de precio hasta la luna.

De cualquier manera, el oro va a poder comprar muchas más cosas que ahora en algún día del futuro cercano.

Así que usted tiene 40,000 $ dólares en riqueza por persona almacenada en activos líquidos alternativos en comparación con solo 200 $ por persona en oro de grado de inversión.

Eso es una relación de 200 a 1. Eso significa que en una crisis, si sólo el 10 % de la riqueza invertida en esos activos alternativos se pasará al oro, su precio podría aumentar 20 veces.

La moraleja de la historia es... si desea comprar 20 trajes, zapatos y cinturones en unos años a partir de ahora... compre una onza de oro hoy.


2.- Resumen de las razones 10 a la 3... todo está sucediendo al mismo tiempo y es global.


Desde 1971 todas las monedas del mundo son fiduciarias al mismo tiempo... y todas las monedas fiduciarias de la historia han fracasado.

Los bancos centrales del mundo están creando al mismo tiempo moneda fiduciaria en una escala suicida nunca antes imaginada.

Cada 30 ó 40 años, el mundo tiene un nuevo sistema monetario, pero por primera vez vamos a hacer la transición de un sistema basado en algo que siempre falla... monedas fiduciarias. Así que, a diferencia de las transiciones anteriores, esta transición será sentida por todo el planeta.

Esta vez hay 10 veces más gente que puede comprar oro, cada uno con 10 veces más monedas, y, en alguna parte, entre 10 y 1.000 veces el número de personas con una mentalidad inversionista. Eso es, entre 1.000 y 100.000 veces más divisas que algún día querrán comprar oro y plata en esta ocasión.

Periódicamente, a lo largo de la historia, el oro representa la totalidad de la moneda que se ha creado desde la última vez que se ajustaron las valoraciones. Esta vez tiene que dar cuenta de una montaña de moneda con una escala que nunca se ha visto antes.

Nos encontramos en un territorio completamente desconocido.

Bienes raíces, acciones y bonos están en burbujas.

Las burbujas de crédito/deuda y derivados amenazan la economía mundial.

Se necesitan años para crear una burbuja, pero sólo unos días o semanas para que explote..., y todas las burbujas acaban por estallar.

En caídas de los mercados y crisis de divisas, las inversiones “fiables” a veces pueden evaporarse.

En la crisis de divisas, caída de la bolsa, o en las etapas finales de un mercado alcista del oro, el miedo es lo que impulsa a los inversores.

Cuando se trata de la codicia y el miedo, el miedo es, con mucho, la más poderosa emoción.

El oro y la plata no han estado en una burbuja durante más de 30 años, por lo que la próxima gran burbuja será de oro y plata... Es su turno.

Hay más cosas por persona que en cualquier otro momento de la historia, pero la misma cantidad de oro.

Las monedas fiduciarias y activos financieros alternativos han diluido el poder adquisitivo del oro y de la plata.

Hay 200 veces más riqueza invertida en activos líquidos distintos del oro.

Si el 10 % de esa riqueza se pasa al oro, su precio podría aumentar 20 veces.

Y eso si sólo es el 10 %. En la crisis que veo venir, el miedo debe conducir mucho más del 10 % del patrimonio líquido del mundo hacia el oro y la plata.

Sabiendo esto, se podría pensar que me gastaría todas las monedas que estén en mis manos en la compra de oro. ¿Por qué no lo hago? Porque la plata está infravalorada en comparación con el oro. Así que uso cada moneda que tengo en la compra de un montón de plata y un poco de oro.


1.- Duermo mejor.


Como he dicho al principio de este artículo, creo que una crisis económica de proporciones históricas se dirige directamente hacia nosotros y no hay forma de evitarla.

Nunca antes, todos los gobiernos del planeta al mismo tiempo, habían establecido las bases para la tormenta económica perfecta.

Creo que habrá una crisis global de moneda fiduciaria que hará que las burbujas en acciones, bonos y bienes raíces estallen simultáneamente.

Esto dará lugar a la mayor crisis económica que el mundo haya visto jamás.

Las cosas podrían ponerse muy mal. Las posibilidades van desde que yo esté completamente equivocado y las cosas se queden más o menos como están, a un colapso económico total y el Armagedón financiero del que nunca nos recuperaremos. Lo peor de la posibilidad del fracaso del sistema monetario es que elevaría el riesgo de disturbios sociales y la interrupción del suministro de alimentos.

Lo creas o no, yo no soy un agorero, pero no creo al gobierno cuando me dice que todo va a seguir bien.

Sí, creo que va a ser el mayor accidente de la historia, pero tengo una gran esperanza. El hombre es una especie asombrosa. Tenemos una capacidad de resistencia, y de adaptarse y recuperarse de cualquier cosa.

¿Cómo me he preparado para estas posibilidades?

He ido acumulando metales preciosos desde 2002. Para mí esto alivia mucho la ansiedad. Y ahora me he comprado una pequeña cantidad de alimentos de emergencia. Encontré un surtido para poder comer como un rey en una situación de emergencia. Le he dado uno de estos surtidos a cada uno de los miembros de mi familia, a mis mejores amigos, y a todos mis empleados. Esto ha aliviado las preocupaciones restantes.

Sí, las acciones y los mercados de bienes reales probablemente caerán, y para aquellos que no están preparados será devastador.

Pero si va a suceder de todos modos, y si no hay nada que pueda hacer al respecto, entonces trato de encontrar la manera de convertir esta catástrofe en la mejor cosa que me ha pasado.

Cuando hablo de una crisis económica, la mayoría de las personas tienen una imagen en su cabeza de los devastados y bombardeados páramos que quedan después de una guerra. No va a ser así. Toda la verdadera riqueza, los edificios, los bienes inmuebles y las fábricas todavía estarán allí..., estarán en venta.

Es cuando las acciones y bienes raíces estén tocando fondo cuando tengo la intención de vender mi oro y plata, y comprar la mayor cantidad de verdadera riqueza que pueda.

Sí, los bancos podrían fallar, pero otros nuevos y más eficientes tomarán su lugar.

Sí, el sistema monetario mundial podría colapsar, pero esto podría ser una buena cosa.

Si pudiéramos hacer que el fraude, el robo y los conflictos de intereses ilegales en el sector bancario y el sistema monetario, y, si dejamos el mercado libre solo sin manipularlo y meterse con él, rápidamente nos proporcionará un nuevo, eficiente y estable sistema monetario honesto que aumentaría la prosperidad y calidad de vida para todos nosotros.

Como he dicho muchas veces... hay breves momentos en la historia en que la clase de activos más seguros, el oro y la plata, que son el refugio seguro para proteger la riqueza en los últimos 5.000 años, al mismo tiempo se convierten en la clase de activos con las mayores ganancias potenciales en la preservación del poder adquisitivo. Creo que estamos en uno de esos episodios en este momento, y el comportamiento del oro y la plata en los últimos doce años ha demostrado que estoy en lo correcto.

En períodos de crisis, el oro y la plata son la clase de activos que supera en prestaciones a todos los demás. Esta década será testigo de la mayor crisis financiera de la historia. Eso significa que también será la mayor transferencia de riqueza de la historia. Y eso significa que es la oportunidad más grande de la historia.


¿Cómo duermo por la noche? Muy bien, gracias".


Hasta aquí la traducción de Maloney, desde mi punto de vista esto nos hace recapacitar, por lo menos a mí si que me hace, sobre la importancia de lo que estamos haciendo en Karatbars, tenemos el producto perfecto para protegernos de la tormenta perfecta que estar por venir.

Como dice Maloney, si todas estas predicciones se cumpliesen, quien tuviese oro y plata en su poder estaría en posición de crear riqueza real convirtiendo su oro y su plata en dinero para invertir.

Estamos en la mejor opción de negocio que jamás se ha llegado a crear, un negocio que nos permite prepararnos de las inclemencias del sistema y sobre todo tenemos en nuestras manos la herramienta perfecta para poder crear riqueza el día de mañana.

No lo dudes, cambia una parte de tu dinero por oro para que mañana puedas convertir tu oro en riqueza.


Vídeo de Mike Maloney Divisas vs Dinero

 ¿Lo sabía?

De 1865 a 1927, varios países se reunieron alrededor de Francia para adoptar una moneda única, La Unión Latina, permitiendo transacciones sobre una base monetaria común, mucho antes  del Euro.

Es por esta razón que todavía hoy  la cotización de monedas como:  un Napoleón  de 20 Francos, de un Victor Emmanuel II Italiano de 20 Liras o bien de una Confederación Suiza de 20 Francos Suizos son  prácticamente idénticas en calidad y rareza.

En total, 58 países se adicionaron a la Unión Monetaria Latina incluidos países de Europa del Este, de América Latina o bien del Magreb. 


Todo el oro producido hasta la fecha cabría en un cubo de 20 metros de lado. Si se repartiera entre los habitantes del planeta, esto representaría 24grs por habitante, casi tres monedas de 25 pesetas de Alfonso XII o media moneda de 50 pesos Centenario.  El oro es claramente un metal raro!.


El 5 de abril de 1933, el Presidente Roosevelt declaró ilegal la posesión de oro por parte de los ciudadanos ameri-canos, y les ordenó  devolver monedas, lingotes y certifica-dos de oro a los Bancos de la Reserva Federal antes del 1 de Mayo de 1933, a un precio de $ 20,67/onza. Esta ley continuó  en vigor en USA hasta 1975. 


Una moneda-papel, basada  solamente en la  confianza 
del gobierno que la imprime, termina siempre por regresar a su valor  intrínseco, es decir cero.’


Más que todos los demás indicios, el precio del oro ha evolucionado ampliamente desde el 2.000 hasta hoy. Se ha mas que quintuplicado durante este período sin haber alcanzado aun los niveles de 1980 (ajustado por la inflación).


La crisis ha hecho tomar conciencia a los ahorradores sobre el riesgo de las inversiones monetarias dinámicas. Esto puso en marcha el interés  por comprar oro.

 
Desde el 2002, el Dólar  o bien el Euro no dejan alternativamente de perder su valor frente a las otras divisas. El oro es visto como « anti-dinero fiduciario» por excelencia.  El oro cotiza en dólares , una baja de este último conduce a una subida mecánica del curso de los metales preciosos. Para contrarrestar los efectos de la crisis, la FED debe mantener las tasas de interés  bajas y por lo tanto el dólar seguirá débil. 

El mismo efecto se produce con el Euro.


El oro es a la vez una protección contra la inflación y deflación. 
 
 
El oro físico (en forma de lingotes y sobretodo de monedas) es considerado por los particulares como una muralla contra la crisis, y el único «seguro contra incendios» de su patrimonio.


La opinión de Léonard Sartoni:

Leonard Sartoni

 Si solamente el 4% del capital invertido en acciones y bonos se dirigieran hacia el mercado del oro para buscar refugio en tiempos de crisis, esto representaría  $3.840 millones de dolares, es decir una demanda de 183.000 toneladas, el precio de $650/onza. Y de repente, se tiene una demanda que sobrepasa la talla de todo el stock mundial. Lo que realmente contará  para el oro en los próximos  años, es la demanda de inversión  frente al stock de oro mundial

 ¿Lo sabía?

En 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, Alemania consideraba como crimen pasible en los campos de concentración la posesión de más de 5 gramos de oro (una moneda de 25 Pesetas de Alfonso XII pesa un poco mas de 8 gramos). Para evadir estas prohibiciones, las personas intentaban pasar a Suiza, por todos los medios, sus monedas de oro para evitar la confiscación  de sus ahorros. Podemos encon-trarnos con historias como la de cañas cortadas en trozos en las cuales colocaban monedas de oro para atravesar la frontera.  Hitler necesitaba dinero, por lo tanto trató de apoderarse del oro de los judíos.


Durante la segunda guerra mundial, los aviadores británicos  y americanos, así  como los agentes secretos ingleses se vieron obligados a dar sus soberanos porque estos podían  ser la garantía de su libertad en el país en el que encontraran dificultades y hostilidades.

Los combatientes Sikh lo utilizaron para oponerse a la dominación  británica en la India. Escondían los soberanos en un bolsillo de piel en la parte posterior de la garganta y les servía como moneda de cambio por su libertad. 


Punto sobre la fiscalidad española sobre el oro de inversión

La Directiva 1998/80/CE del Consejo de 12 de Octubre de 1998, por la que se completa el sis-tema del impuesto sobre el valor añadido y se modifica la Directiva 77/388/CEE: régimen es-pecial aplicable al oro [Diario Oficial L 281 de 17.10.1998], declara que:

Al objeto de favorecer el uso del oro como instrumento financiero, la Directiva declara exentas las entregas de Oro de in-versión. Anteriormente, el oro de inversión estaba también sujeto al régimen impositivo normal. En virtud del mismo, las entregas de oro de inversión estaban, en principio, sujetas al IVA, si bien se habían autorizado a ciertos Estados miembros, con carácter transitorio, a considerarlas exentas. La nueva Directiva elimina estas distorsiones entre Estados miembros y refuerza la competitividad del mercado comunitario. Para la reventa de oro, cada particular deberá reflejar esta operación en su declaración anual de la renta ante la Agencia Tributaria.


«El oro es el seguro de vida de su patrimonio» 



En una depresión económica duradera, el oro es visto nuevamente por los analistas como el mejor baluarte para proteger nuestro patrimonio. 


Desde el 2004, los bancos concluyeron los acuerdos de Washington que pretendían  regular y limitar las ventas de las reservas de oro de los bancos centrales. Una afluencia masiva de oro proveniente de los bancos centrales no se espera.


El oro siempre progresa cuando las tasas reales son bajas.  Estamos en un período de tipo de interés bajo, incluso muy bajo.


Las empresas que explotan yacimientos de oro, han cerrado las minas mas difíciles a explotar para mejorar su rentabilidad. La producción de oro mundial se estanca. Son necesarios entre 7 y 10 años para explotar nuevos yacimientos, durante este período la demanda será  mas fuerte que la oferta. 


El oro vuelve a ser un valor refugio y las compras de oro financiero estallan. Desconectando de las acciones o de los bonos, el oro aparece como una herramienta de diversificación de cartera para los fondos de pensión  y para los inver-sores profesionales.


La demanda de oro no deja de aumentar, particularmente en la industria y la  joyería. Estos dos sectores representan alrededor del 70% de la demanda mundial con una progresión  anual del 5 al 8%.


El oro físico (en forma de lingotes) es considerado por los particulares como una muralla contra la crisis, y el único «seguro contra incendios » de su patrimonio. 


Por qué el oro es dorado

Oro
El color dorado del oro fue un misterio hasta hace poco, dice Andrea Sella.

El secreto está en su estructura atómica. "La mecánica cuántica por sí sola no lo explica", señala.

"Cuando se trata del oro uno encuentra que el átomo es tan pesado y los electrones se mueven tan rápido que uno tiene que incluir la teoría de la relatividad de Einstein en las matemáticas".

"Es sólo cuando uno mezcla mecánica cuántica con relatividad que de repente lo entiende".

A diferencia de otros metales, que en su forma pura reflejan la luz directamente, los electrones en el oro "se agitan un poco", explica Sella, y el resultado es que el oro "absorbe un poco del espectro azul de la luz, lo que le da a la luz que se refleja ese distintivo color dorado".


A lo largo de la historia si hay un metal que haya sido objeto de deseo de personas y civilizaciones ese ha sido el oro. Las razones que explican por qué el oro es tan valioso son variadas, y van desde su escasez, a su atractivo o a las propiedades de este metal.


A simple vista, el oro, se trata de un metal atractivo, de hecho es el único metal amarillo. Cuando es mezclado con otros metales como cobre, plata, cinc, níquel o hierro da lugar a distintas tonalidades. En este sentido también se trata de un elemento tremendamente dúctil y maleable. De hecho, puede llegar hasta ser traspasado por la luz.


El oro es uno de esos metales nobles, o lo que es lo mismo no se oxida. En contacto con el aire en temperaturas normales jamás perderá su brillo, por tanto es para siempre y no envejece.


Hoy en día, el oro, se trata de un material muy escaso. Esto sin duda aumenta su valor en el mercado. Es normal tener que atravesar 50 toneladas de tierra y mineral para llegar a una fuente de oro.


Ya se conocen algunas de las razones de por qué el oro es tan valioso, sin embargo, existen distintos tipos de oro. El oro de 24 quilates hace referencia a que el 100% por ciento de la pieza es de oro puro, el de 18 quilates tiene una pureza del 75% y el resto de otros minerales. Mientras si es de 12 quilates es que la mitad es de oro y la otra mitad de otros minerales.


El oro es uno de los metales tradicionalmente empleados para acuñar monedas; se utiliza en la joyería, la industria y la electrónica por su resistencia a la corrosión. Se ha empleado como símbolo de pureza, valor, realeza, etc. El principal objetivo de los alquimistas era producir oro partiendo de otras sustancias como el plomo. Actualmente está comprobado químicamente que es imposible convertir metales inferiores en oro, de modo que la cantidad de oro que existe en el mundo es constante.


El oro exhibe un color amarillo en bruto. Es considerado como el metal más maleable y dúctil que se conoce.2 Una onza (31,10 g) de oro puede moldearse en una lámina que cubra 28 m². Como es un metal blando, son frecuentes las aleaciones con otros metales con el fin de proporcionarle dureza.




Aplicaciones del Oro

De la producción mundial de oro el 50% se utiliza en joyería, el 40% en reservas e inversiones y solo al 10% se le da usos industriales.5

El oro puro o de 24k es demasiado blando para ser usado normalmente y se endurece aleándolo con plata y/o cobre, con lo cual podrá tener distintos tonos de color o matices. El oro y sus muchas aleaciones se emplean bastante en joyería, en relación con el intercambio monetario (para la fabricación de monedas y como patrón monetario), como mercancía, en medicina, en alimentos y bebidas, en la industria, en electrónica y en química comercial.

El oro se conoce y se aprecia desde tiempos remotos, no solamente por su belleza y resistencia a la corrosión, sino también por ser más fácil de trabajar que otros metales y menos costosa su extracción. Debido a su relativa rareza, comenzó a usarse como moneda de cambio y como referencia en las transacciones monetarias internacionales. Hoy por hoy, los países emplean reservas de oro puro en lingotes que dan cuenta de su riqueza, véase patrón oro.

En joyería fina se denomina oro alto o de 18k aquél que tiene 18 partes de oro y 6 de otro metal o metales (75 % en oro), oro medio o de 14k al que tiene 14 partes de oro y 10 de otros metales (58,33 % en oro) y oro bajo o de 10k al que tiene 10 partes de oro por 14 de otros metales (41,67 % en oro). En joyería, el oro de 18k es muy brillante y vistoso, pero es caro y poco resistente; el oro medio es el de más amplio uso en joyería, ya que es menos caro que el oro de 18k y más resistente, y el oro de 10k es el más simple. Debido a su buena conductividad eléctrica y resistencia a la corrosión, así como una buena combinación de propiedades químicas y físicas, se comenzó a emplear a finales del siglo XX como metal en la industria.


Dos collares y unas pulseras de oro en la vitrina de una joyería en Ankara, Turquía.


En joyería se utilizan diferentes aleaciones de oro alto para obtener diferentes colores, a saber:

Oro amarillo = 1000 g de oro amarillo contienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre.

Oro rojo = 1000 g de oro rojo contienen 750 g de oro y 250 g de cobre.

Oro rosa = 1000 g de oro rosa contienen 750 g de oro, 50 g de plata y 200 g de cobre.

Oro blanco = 1000 g de oro blanco contienen 750 g de oro, 160 g de paladio y 90 g de plata.

Oro gris = 1000 g de oro gris contienen 750 g de oro, alrededor de 150 g de níquel y 100 g de cobre.

Oro verde = 1000 g de oro verde contienen 750 g de oro y 250 g de plata.

Oro azul = 1000 g de oro azul contienen 750 g de oro y 250 g de hierro.


Cabe mencionar que el color que se obtiene, excepto en oro blanco, es predominantemente amarillo, es decir, el “oro verde” no es verde, sino amarillo con una tonalidad verdosa.